dimecres, 16 d’octubre de 2013

[CAST] ¿Sabes por qué Mimam Barcelona liquida de su lineal las sillitas de coche del Grupo 1 del sentido a la marcha?


Mimam Barcelona liquida de su lineal las sillas de Grupo 1 de sentido a la marcha porqué indiscutiblemente la mejor opción es que los niños viajen el máximo de tiempo posible en sentido contrario.

¿Por qué es mucho mejor que los niños viajen en sentido contrario?
Todo el mundo sabe que un recién nacido cuando va en Maxi Cosi, lo tenemos que colocar en el coche en el sentido contrario de la marcha. Pero, ¿qué sucede cuando este Grupo 0 se le queda pequeño? Muchos padres tienen cierta prisa en girar a sus hijos y colocarlos en el sentido de la marcha y, a pesar de que nadie pone en entredicho que todo el mundo busca lo mejor para sus hijos, esta opción no es la más segura.

¿Sabías que viajar en sentido contrario es hasta 5 veces más seguro para el bebé? En los países escandinavos los niños viajan hasta los 4 años en sentido contrario y esta es la causa por la cual se reduce drásticamente el número de víctimas mortales o niños heridos de gravedad. Sólo depende de nosotros decidir qué es lo más seguro para nuestros hijos.


Máxima seguridad en los accidentes de tráfico
Los accidentes de tráfico más peligrosos son las colisiones frontales. Es en este tipo de accidentes donde las velocidades y fuerzas más altas entran en juego. Cuando un niño sufre un choque frontal y va sentado en el sentido de la marcha, la cabeza se proyecta violentamente hacia adelante, quedando sujetado fuertemente por el arnés. Esto ocasiona una tremenda presión en el cuello, columna vertebral y órganos internos. La cabeza del niño queda completamente desprotegida al proyectarse con tantísima fuerza hacia adelante. A pesar de que el niño/a pueda soportar la fuerza del impacto, su fuerza muscular resulta insuficiente para aguantar tanta presión. La columna vertebral es la encargada de mantener la cabeza en su lugar; ni siquiera un adulto en un accidente de coche, es capaz de mantener la cabeza en su lugar mediante los músculos del cuello y tenemos que tener en consideración que el esqueleto de un niño y de un adulto son muy diferentes. La columna de un niño está creciendo, no se han solidificado del todo sus huesos y está llena de cartílagos. Esto quiere decir que el cuello es mucho más vulnerable a las grandes fuerzas que se producen en un accidente de tráfico. En el peor escenario, el cuello se estirará de tal manera que la columna se partirá. Esto se conoce como decapitación interna.

En pruebas de impacto (crash test) la cabeza de los dummies (maniquíes de alta tecnología para testar los efectos de los accidentes de coche en los humanos), el cuello se les estira hasta 5 cm. La columna vertebral con menos de un 1 cm de elongación ya se puede partir.

Las costillas del niño, las cuales quedan por debajo del arnés se inclinarán hacia adelante, quedando entonces desprotegidos los órganos internos como el corazón y el bazo.


Cuando el niño/a va en sentido contrario a la marcha y hay un choque frontal, el niño se proyecta contra su sillita y la fuerza del impacto se distribuye a lo largo de toda la superficie del respaldo. El cuello, columna vertebral y los órganos internos no son sometidos al estrés de la fuerza del choque y consecuentemente permanecen protegidos.

En una silla de automóvil instalada en el sentido de la marcha, el cuello se somete a una fuerza equivalente a los 300-320 kg, mientras que en los sistemas de retención infantil en contra de la marcha la fuerza en el cuello es equivalente a los 50 kg. Os recomendamos que miréis el video adjunto de dos crash test y dónde en pocos segundos veréis porqué es tan crucial que el niño/a vaya a favor de la marcha o en contra de la marcha.




Según un estudio realizado por Volvo donde se analizaron 13.000 accidentes de tráfico, en 800 casos se vieron implicados como ocupantes niños de edades comprendidas entre los 0 y 4 años. De estos 800 ocupantes, el 40% de los niños que iban en sillitas a favor de la marcha sufrieron lesiones graves o muy graves, mientras que sólo un 8% de los que iban en el sentido contrario las sufrieron. Por eso afirmamos que las sillas de sentido contrario a la marcha son 5 veces más seguras que las que van a favor.

En Mimam Barcelona sabéis que nos preocupa la seguridad y que nos esforzamos siempre en ofrecer los productos que garanticen la máxima seguridad para vuestros hijos. Por este motivo Mimam Barcelona ha decidido liquidar de su stock las sillas a favor de la marcha de grupo 1, comercializando fundamentalmente aquellos sistemas de retención infantil que van instalados en sentido contrario a la marcha para los grupos de 0-1 y 0-1-2. No obstante para aquellos vehículos de interior de habitáculo más pequeño y no compatibles con las sillas de sentido contrario, Mimam seguirá ofreciendo la silla Be Safe IZI Comfort como una opción válida.

Ven a visitarnos a nuestra tienda y estaremos encantados de mostrarte en persona las ventajas de las sillitas colocadas en sentido contrario de la marcha, disponemos de diferentes marcas y modelos.